El Perdón



El Perdón

Durante estas últimas semanas hemos estado enseñando sobre la oportunidad que Dios nos brinda de perdonar aquellos que nos han perjudicado de una forma u otra.

Muchas veces las personas nos ofenden de forma involuntaria mientras que otras son premeditadas y deliberadas. No obstante, sin importar cual vehículo satanás esté utilizando para intentar derribar nuestro amor y perdón, Jesús El Hijo de Dios nos presentó una alternativa inmediata de como resolver esté antiguo dilema.

“»Porque, si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero, si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.”

Mateo 6:14-15 NVI

Y es que el “Perdón” habita en el corazón de Dios desde la eternidad. Esta fue la puerta que Dios decidió utilizar para darnos la vida eterna, fue la misión personal del hijo de Dios habitar entre los hombres, sufrir a causa de nuestros pecados y finalmente santificarnos por medio de su perdón.

“Dios es tan rico en gracia y bondad que compró nuestra libertad con la sangre de su Hijo y perdonó nuestros pecados. Él desbordó su bondad sobre nosotros junto con toda la sabiduría y el entendimiento.”

Efesios 1:7-8 NTV

Si Dios, siendo la persona con la autoridad suprema, puso en práctica el acto de perdonar

como podemos nosotros pasar por alto las instrucciones del Maestro.

Por otra parte ¿Cuál es el resultado de no perdonar? ¿Habrán consecuencias al no hacerlo?

Tal y como citamos en Mateo 6:14 - “..tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.”

Refiriéndose a nuestras ofensas.

Siendo la salvación el tema más importante de nuestra vida, vuelvo a resaltar que simplemente no vale la pena intercambiar lo más preciado que puedes tener a cambio de rencor.

Por otra parte de acuerdo a las escrituras retener odio y diferencias trae consecuencias que muchas veces pasan por desapercibidas como el estancamiento e inaccesibilidad a las bendiciones de nuestro Dios.

En el capítulo 27 del libro de Génesis se ejemplifica este asunto de retener el rencor cuando surge una discordia entre dos hermanos por el nombre de Esau y Jacob. El hermano menor termina tomando la bendición que por orden de nacimiento le pertenecía al mayor.

“—Con razón su nombre es Jacob —exclamó Esaú—, porque ahora ya me ha engañado dos veces. Primero tomó mis derechos de hijo mayor, y ahora me robó la bendición. ¿No has guardado ni una bendición para mí?”

Génesis 27:36 NTV

Debido a esto, Esaú termina desarrollando un fuerte odio por su hermano. Fue tan profundo su odio que incluso terminó planificando la muerte de su propio hermano.

“Desde ese momento, Esaú odió a Jacob, porque su padre le había dado la bendición a él. Entonces Esaú comenzó a tramar: «Pronto haré duelo por la muerte de mi padre y después mataré a mi hermano Jacob».”

Génesis 27:41 NTV

Cuando Esaú le pide a su padre que lo bendiga se nos revela una de las enseñanzas más enigmáticas acerca del rencor.

“Finalmente su padre Isaac le dijo: «Tú vivirás lejos de las riquezas de la tierra y lejos del rocío que desciende de los cielos. Vivirás de la espada y servirás a tu hermano. Sin embargo, cuando decidas liberarte, te sacudirás su yugo del cuello».”

Génesis 27:39-40 NTV

Lejos de las riquezas y viviendo en medio dificultades; ese es el destino de aquellos que atesoran el rencor.

Todas estás consecuencias estaban sujetas a una condición que Isaac llamó un “yugo en el cuello” en otras palabras una carga espiritual. Nótese que dijo cuando decidas liberarte; el perdón era y siempre será una elección que tiene la habilidad de liberarte de cargas espirituales, dificultades y conflictos de nunca acabar. Vale la pena aclarar que Esau terminó perdonando a su hermano al igual que viviendo en abundancia y plenitud.

Véase <<Génesis 33:1-9>>

Esta semana estaremos uniéndonos en oración pidiéndole a nuestro Padre celestial el discernimiento y la sensibilidad para tratar con urgencia el acto de “perdonar”.




Bryan Torres es esposo, padre, predicador y ministro del evangelio. Actualmente reside en el estado de la Florida junto a su familia. Se caracteriza por una Fe y obediencia radical hacia Dios. Su vida esta llena de testimonios del poder que tiene el Espíritu Santo para hablar y transformar la vida de las personas. Conéctate con el ministerio Proyecto Edén para que continues siendo edificado por lo que Dios está haciendo en su vida.